Después de conocer a muchos deportistas de nivel, he llegado a la conclusión de que la gran diferencia de rendimiento y resultados entre unos y otros, está en cómo ordenan y gestionan todo lo que hacen
Ser ordenado es una de las cualidades más importantes para poder rendir al máximo, no un día, si no en periodos prolongados de tiempo.
 
¿Por qué esta percepción? pues porque lo normal en un deportista es que para llegar a un  buen nivel o para conseguir ganar en su disciplina tenga que esforzarse al máximo y dedicar prácticamente todo su tiempo a prepararse.  Esto se traduce en seguir al pie de la letra los planes de entrenamiento, descanso, recuperación, etc.
 
Al llegar a un nivel máximo en según que deportes te puedes despistar fácilmente y sin darte cuenta anteponer los compromisos externos, al compromiso que debes tener contigo mismo.  Horas perdidas, días en blanco, que te llevaran a tener, remordimientos por dejar de hacer lo que te beneficia.
 
Esto se irá traduciendo en una disminución de tu nivel, ya no sólo en la competición, sino que en el momento de entrenar tampoco tendrás en nivel suficiente para desarrollar los entrenamientos que podías realizar anteriormente. Y esto de por si ya te afectará también mentalmente.
 
A todo esto se une el pensar que una vez estas a un nivel ya te quedaras en él. Quizá sea posible durante un tiempo, pero la diferencia es que el que viene por detrás si que está haciendo todo lo que tu deberías hacer ya no para mantenerte, sino para seguir mejorando.
 
Es normal que un deportista de alto nivel tenga multitud de compromisos con sponsors, medios de comunicación, etc. pero esto que parece la cima, es también la rampa de  descenso hacia el infierno.
 
La solución es ser muy ordenado y tener claro cuales son las prioridades y las obligaciones, sabiendo distribuir el tiempo entre ambas. No es fácil, pero es el camino. Si basas tu día a día, en quedar bien con todo el mundo, no quedarás bien contigo mismo y esto se traducirá en una disminución lenta pero constante de tu rendimiento.
 
Puedes pensar que esto solo afecta a grandes deportistas mediáticos, pero la realidad es que en mayor o menor grado, puede afectar a todos, ya que el tiempo a gestionar siempre es el mismo 24 horas al día, para unos y para otros. Dependiendo de las horas que puedas utilizar para entrenar, si te despistas te encontraras con el mismo problema que los cracks.
 
Es por esto que hay que ser muy consciente que lo que has conseguido no es un regalo caído del cielo, es el fruto de un trabajo bien hecho, duro y constante que unido al talento de cada uno puede llevarte a ser un ganador, pero que al mismo tiempo no es perpetuo.  Si dejas de trabajar, dejas de rendir.
 
Lluís Capdevila
Director de Extrem Team