Participar en una carrera no es competir. Realizar un recorrido no es competir. Hablamos de lo que sí es competir y de la esencia de la competición
Vaya por delante que éste articulo no quiere ser una crítica contra nadie. Es más bien para explicar y defender lo que muchos han realizado durante años porque así lo han querido, disfrutando, sufriendo e intentando superarse; Y lo que es más importante, superar a los rivales. 
 

La competición es la esencia del deporte.

La competición, es lo que ayuda a motivar a los deportistas para entrenar y para obtener mejores resultados. Competir es enfrentarse a unos rivales o a un cronómetro, dar el máximo que tengas en ese momento para luchar para ganar y si eso no es posible, luchar por la mejor clasificación posible.

 

La competición no es sólo para los tres que suben al podio, es el marco en el que intentar ganar a alguien y si vas último, luchar hasta el final para no serlo.

Hace años se puso de moda, sobre todo en los maratones, que estaba bien participar simplemente con el objetivo de terminar, de marcarnos una meta simbólica llamada tiempo. A esto se han sumado los deportistas que han aparecido para llenar múltiples competiciones sobre todo de trail runnning, que han contribuido a hacer más grande todavía la diferencia entre competir y realizar, puesto que su único objetivo es el de realizar un recorrido. Y esto es algo que puede estar muy bien como motivo de superación personal, pero que no entraría dentro de lo que yo entiendo por competición.
 
Al final las competiciones se convierten en una lucha entre 3 o 4 por las posiciones y 1000 por detrás que han salido a terminar. Esto desdibuja la esencia de lo que es una competición. 
 
 

Competir, al final y sin grandes rodeos para explicarlo, es ponernos en evidencia.

Mostrar a todos el nivel que tenemos y quizás quedar humillados cuando nos derrotan y no contábamos con ello, y este precio no todo el mundo está dispuesto a pagarlo.
 
Por este motivo actualmente hay tanta gente que se lanza a competir, o mejor dicho, se lanzan a participar en una competición pero sin competir. De este modo evitan la presión de obtener resultado alguno, porque su resultado será el si han o no terminado la carrera, no si han quedado en una posición u otra.
 
Esto lleva a que las carreras pierdan el espíritu más competitivo y lo que antes era una lucha hasta por la penúltima posición, ahora sea hasta un mérito decir que hemos triplicado el tiempo del primer corredor, con la excusa de que no se compite….entonces ¿para qué apuntarse a una competición?
 

Se ha pasado de decir la posición a decir el tiempo, cuando el tiempo solo es importante si de superar un reto se trata.

Con todo esto no me estoy refiriendo a que solo tienen mérito los primeros clasificados, me refiero a que competir es desafiarse a uno mismo, intentando luchar por encima incluso de las posibilidades de cada uno, de dar lo mejor que tengas para ganar al de al lado, aunque este vaya el ultimo. Esto a algunos les sonará como anti compañerismo, pero en una carrera el único compañero es el que nos espera en la meta (siempre que no haya situaciones de riesgo o peligrosas). 
 

Una competición es un campo de batalla en el que si tu no adelantas es porque te están adelantando

una competición es donde puedes probar si todas las horas que te pasas entrenando han servido para algo, si estás creciendo como deportista o sigues estancado con los mismos ritmos de siempre. Y creerme si os digo que esto no es lo que llamaríamos ser muy competitivo, ser muy competitivo es otra cosa mucho más seria, de lo que hablo es de ser simplemente un competidor.
 
Curioso lo de algunos, a los que la palabra competición les causa urticaria y luego se pican con todo lo que se mueve!. Odian las competiciones y se toman las marchas populares como si fuesen campeonatos del mundo.
 
Lluís Capdevila
Director de Extrem team
 
pic by www.centralmaine.com